DestacadasNoticiasViajes & Comidas

Un crucero busca voluntarios para probar un protocolo contra el coronavirus

  • La empresa de navegación exclusiva Royal Caribbean es la primera que recluta pasajeros para sus simulacros de seguridad.

Para aquellos que padecieron demasiado el confinamiento y el estar en casa durante tanto tiempo, y se animen a viajar por el exterior pese a algunos rebrotes de coronavirus, seguramente esta oferta resulte tentadora. Una compañía de cruceros está buscando voluntarios para navegar en los mares que rodean a las Islas Bahamas completamente gratis y con parada en exótica isla de CocoCay.

¿Con qué fin nació esta idea? Resulta que la empresa Royal Caribbean, reconocida por los viajes en sus exclusivas flotas, quiere ser parte de la “nueva normalidad”. En este sentido, la organización con sede en Miami necesita probar los protocolos de seguridad contra el COVID-19 que exige el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) y comenzar a operar.

Vicky Freed, vicepresidenta de la empresa, manifestó a la revista Travel+Leisure: “Vamos a realizar una serie de viajes con nuestros empleados y otros voluntarios para probar los protocolos y hacer modificaciones. Estamos comprometidos a tomarnos el tiempo para hacer las cosas bien”.

Y agregó: “Esto incluye capacitar a nuestra tripulación en nuevos protocolos de salud y seguridad, y realizar una serie de viajes de prueba para evaluar los protocolos en condiciones del mundo real”.

Para el 2021, está previsto un viaje inaugural a esta isla privada de la empresa en Las Bahamas, la cual costó US$225.000.000. Cuenta con un parque de agua, varias piscinas y un circuito para volar en globo de helio, restaurantes con chef internacionales, paseo de compras, entre otras actividades.

Según las disposiciones emitidas por el gobierno estadounidense, los tripulantes deberán ser testeados y las compañías operadoras evaluarán mediante viajes simulados su capacidad para mitigar el riesgo de transmisión de coronavirus en los buques.

Entre los protocolos que presentaron las compañías, se destaca la inclusión de más médicos y especialistas en salud a bordo, por si sucede un brote del virus. Los pasajeros deben presentar un resultado negativo realizado entre cinco días y 24 horas antes de embarcar; y todos los tripulantes se les tomará la temperatura a diario.

Además, los trabajadores del barco deberán tomar la prueba del COVID-19 en sus países de origen antes de llegar al destino en el que se embarcarán. Una vez allí, tendrán que realizar una cuarentena obligatoria de siete días, repetir el test y, si este vuelve a ser negativo, recién ahí podrán embarcarse.

La industria de los cruceros, que anualmente se calcula que genera unos 45.6 mil millones de dólares y transporta 26 millones de personas cada doce meses, estuvo paralizada durante gran parte de este 2020. Con las recientes habilitaciones, el rubro de a poco intenta adaptarse a la nueva normalidad.

Para ser parte del viaje en crucero, los interesados deben participar en “Voluntarios del Mar”, la denominación del proyecto, y completar un formulario con datos personales del viajante y sus acompañantes.