ActualidadDestacadasNoticias

La Legislatura le dio el primer aval a la vuelta de San Lorenzo a Boedo

  • El tratamiento del expediente fue puesto en consideración por los diputados; mientras que los discursos eran seguidos desde un salón contiguo al recinto por la dirigencia de San Lorenzo.

La ley de rezonificación del predio del club San Lorenzo en Boedo para habilitar la construcción del nuevo estadio obtuvo hoy una primera sanción por parte de la Legislatura porteña en una aprobación que fue celebrada por la dirigencia y los hinchas azulgranas que se congregaron frente al Parlamento capitalino.

La dirigencia de San Lorenzo siguió (y festejó) la votación desde un salón del Palacio Legislativo.

Los diputados establecieron con 57 votos positivos y una abstención las nuevas normas urbanísticas para el polígono comprendido entre Avenida La Plata y las calles Inclán, Mármol y Las Casas, donde estuvo el Gasómetro hasta que en 1979 la dictadura militar se lo expropió a San Lorenzo.

La sanción fue festejada por la dirigencia del Ciclón, quienes siguieron el debate legislativo en un salón contiguo al recinto de sesiones; y por los hinchas que permanecieron en las afueras del Parlamento desde las 10 a la espera de la votación.

Estuvieron presentes en la Legislatura el ministro de Turismo de la Nación y vice segundo del club, Matías Lammens; el presidente de la entidad, Marcelo Tinelli; y el secretario general, Marcelo Mastrosimone, entre otros.

El camino del proyecto

La de hoy fue una primera sanción de la ley y no la final dado que este tipo de normas, como contienen cambios de zonificación, requieren de una «doble lectura».

Es decir que habrá una audiencia pública en la Legislatura en las próximas semanas para que la ciudadanía exprese su opinión y un nuevo debate en el recinto para su aprobación final, lo cual podría ocurrir recién en 2021, según estimaron fuentes parlamentarias.

Puntualmente, la ley contempla una serie de cambios a la actual normativa urbana que rige en los terrenos de Avenida La Plata al 1600 para posibilitar la construcción del nuevo estadio que tendría una capacidad para 45.000 espectadores y una altura máxima de hasta 38 metros.

Los hinchas tapizaron con banderas la fachada del Palacio legislativo y también las inmediaciones del lugar por avenida Diagonal Sur.

El «plan maestro» diseñado por el club de Boedo también plantea la habilitación de una serie de instalaciones vinculadas a servicios sociales, como una escuela primaria y una secundaria, una dependencia policial y una de bomberos, la posibilidad de instalar más comercios, un museo, un hotel y hasta un cine.

Durante la sesión, el legislador del Frente de Todos Manuel Socías sostuvo que la reciente aprobación «es un capítulo más de una historia que lleva años», pero destacó que a diferencia de otras oportunidades «San Lorenzo hoy no viene a reclamar, sino a agradecer que le demos tratamiento a un proyecto tantas veces demorado».

«El club no pide que le regalemos nada, sino que puedan volver al barrio del cual fue desplazado injustamente. San Lorenzo quiere volver ahora para desarrollar un club de barrio, social y deportivo integrado con sus vecinos y vecinas», agregó.

Su compañero de bloque, el diputado Leandro Santoro, hincha de San Lorenzo, dijo: «Votamos la vuelta de San Lorenzo de Almagro a Boedo, un lugar de donde nunca se tuvo que haber ido».

«Esta Legislatura tiene la posibilidad de llevar adelante un acto de justicia porque el club fue desalojado por la dictadura militar de su lugar en el mundo. Hoy empezamos este camino que va a culminar cuando se apruebe en segunda lectura de la ley», destacó.

Por su parte, el diputado Juan Francisco Nosiglia, de UCR-Evolución, dijo que el acompañamiento a la ley respondió a «la necesidad de restituir las tierras donde San Lorenzo albergó su estadio durante décadas y de las que fue despojado en un proceso oscuro e ilegítimo por la última dictadura militar».

«De cara a la segunda lectura, hay que escuchar a los vecinos en las instancias de participación y también imaginar instrumentos de compensación para quienes viven en las inmediaciones del predio. Así construimos una política que contemple a todos los actores involucrados y privilegie el bienestar general».

La diputada de Juntos por el Cambio Victoria Roldán Méndez dijo, en tanto, que su bloque «propuso incluir la habilitación al Poder Ejecutivo de la Ciudad a generar instancias de participación vecinal adicionales a la Legislatura para aportar visiones al proyecto».

«Estamos ante la necesidad de hacer el esfuerzo posible de todos para generar el mayor consenso», agregó.