DestacadasNoticiasSalud

Alertan por un alto impacto post Covid en el sistema nervioso central

  • - Un estudio publicado en la revista científica The Lancet hecho a sobrevivientes de la enfermedad reveló que uno de cada tres sufre problemas neurológicos.

Un reciente estudio publicado en la revista científica The Lancet Psychiatry, que se llevó a cabo en Inglaterra sobre los registros electrónicos de 236.000 pacientes, reveló que una de cada 3 personas (33,6%) que atravesaron la infección por Covid-19 recibió un diagnóstico neurológico o psiquiátrico en los siguientes 6 meses. Los datos confirman hallazgos previos de otras investigaciones.

El 17,4% de los analizados evidenció trastornos de ansiedad, un 2,1% infarto cerebral y el 0,7% demencia. La incidencia de eventos aumentó al 38,7% en aquellos pacientes que debieron ser hospitalizados, al 46,4% en quienes debieron ingresar a las unidades de terapia intensiva y al 62,3% en un subgrupo que había presentado encefalopatía durante la internación.

El nuevo coronavirus también podría causar efectos neurológicos | Campus de  RedEMC.net

La pandemia perturbó los servicios de salud mental esenciales del 95 % en todos los países. El duelo, el aislamiento, la pérdida de ingresos y el miedo están generando y agravando los trastornos de la salud mental.

Tanto el daño neurológico como el psicológico involucran efectos físicos.

Paul Harrison (Universidad de Oxford, Reino Unido), autor principal del estudio, dijo al respecto que aunque el riesgo a nivel individual de la mayoría de estos problemas neurológicos y psiquiátricos es bajo, el efecto puede ser “considerable” para los sistemas de salud debido a la amplitud de la pandemia.

Muchos de estos problemas son “crónicos”, sostuvo Harrison, quien abogó por dotar a los sistemas sanitarios con recursos para “hacer frente a las necesidades”.

Al analizar los expedientes de salud electrónicos de 236.379 pacientes afectados por coronavirus, los autores concluyeron que el 34% tuvo un diagnóstico de enfermedad neurológica o psiquiátrica en los seis meses siguientes a la infección.

Para el 13% de las personas, se trataba del primer diagnóstico neurológico o psiquiátrico.

Un tercio de los supervivientes de la Covid-19 sufre secuelas neurológicas  o psiquiátricas - CMMedia

El riesgo de desarrollar problemas a largo plazo crece en los pacientes hospitalizados por Covid-19 severo: al 46% de los que estuvieron en reanimación registraron problemas neurológicos o psiquiátricos seis meses después de estar infectados.

“Cuando se piensa en las complicaciones neurológicas por COVID-19, básicamente estas se dividen en tres tipos: las enfermedades neurológicas previas, que tienen mayor riesgo de complicaciones y de mortalidad a causa de la infección, como los pacientes con Alzheimer, que presentan más predisposición, más riesgo, más severidad y mayor mortalidad. En segundo lugar, las complicaciones neurológicas del COVID-19 agudo, como la anosmia (pérdida de olfato) y la ageusia (pérdida del gusto), el accidente cerebrovascular (ACV), el síndrome de Guillain-Barré y las neuropatías.

Y, en tercer lugar, lo que se conoce como “long covid” o “post covid”, que es la persistencia de sintomatología neurológica una vez que pasa el episodio agudo y la posibilidad de agravamiento posterior o aparición de sintomatología neurológica posterior al episodio agudo”, señaló Ricardo Allegri, Jefe de Neurología Cognitiva del Instituto de Investigaciones Neurológicas Fleni, de Argentina. Y agregó: “Es importante tener en cuenta las conclusiones de este estudio de The Lancet, no sólo para el diagnóstico y el manejo de casos agudos, sino para ver cómo vamos a organizar el sistema de salud en el próximo tiempo”.

Cerca del 7% de quienes estuvieron en reanimación sufrieron un accidente cardiovascular posterior, 2,7% una hemorragia cerebral y alrededor del 2% desarrollaron demencia, contra 1,3%, 0,3% y 0,4% de los no hospitalizados, respectivamente.

Los investigadores también cruzaron datos de más de 100.000 pacientes que tuvieron un diagnóstico de gripe y los más de 236.000 con un diagnóstico de infecciones respiratorias.

El riesgo de diagnóstico neurológico o psiquiátrico es en general un 44% más alto tras la enfermedad que después de una gripe, y un 16% mayor que después de una infección de las vías respiratorias.

“Desgraciadamente, muchos problemas identificados en este estudio tienen tendencia a hacerse crónicos o recurrentes, por lo que podemos anticipar que el impacto del Covid-19 podría perdurar durante muchos años”, escribió el doctor Jonathan Rogers de la Universidad de Londres (UCL) en un comentario publicado en la revista.

Probablemente, las personas estudiadas fueron más gravemente afectadas que la población en general, aseguraron los autores en referencia a quienes no van a consultar por síntomas ligeros o inexistentes, que son un número importante.

Finalmente, los autores concluyeron que “esta información podría ayudar en la planificación del servicio y la identificación de las prioridades de investigación” e indicaron que “se necesitan diseños de estudios complementarios, incluidas cohortes prospectivas, para corroborar y explicar estos hallazgos”..

¿Qué secuelas puede dejar el coronavirus?

Tomando como muestra comparativa datos previos de los efectos de influenza, se pudo establecer con esta muestra de 236.000 casos de personas recuperadas de Covid, que 6 meses después, las chances de desarrollar ansiedad y depresión son altamente significativas.

Por otro lado, también se vio un aumento de las posibilidades de desarrollar demencias, ACV y hemorragias subaracnoideas y otros tipos de enfermedades neurológicas. Esto significa que hay un efecto directo del virus sobre el sistema nervioso.

El informe remarca que parte de estos efectos pueden deberse al impacto general en la salud que produce el virus, al afectar la función respiratoria y al haber producido grandes periodos de reposo e inmovilidad. También, por todo el estado proinflamatorio, la famosa tormenta de citoquinas de las que hemos escuchado hablar tanto a los infectólogos, sabemos que tiene una alta probabilidad de impactar en las funciones psíquicas como la depresión y la ansiedad.

Asimismo, sabemos desde hace mucho tiempo que durante la depresión, el sistema inflamatorio de las personas afectadas está activado, por lo cual no es de extrañar que cualquier proceso inflamatorio produzca, en personas predispuestas, el desarrollo de síntomas de ansiedad.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda disminuir el tiempo que dedican a mirar, leer o escuchar noticias, para minimizar el riesgo de presentar síntomas de ansiedad o angustia, y protegerse a sí mismos y brindar apoyo a otras personas, como por ejemplo, llamar por teléfono a los que puedan necesitar asistencia adicional.

 

 

Scroll Up