ActualidadDestacadasNoticias

Cómo la crisis sanitaria cambió la estructura del mercado de trabajo

La irrupción del covid-19 en los primeros meses de 2020 asestó un duro golpe a una economía nacional que estaba debilitada por la repetición de crisis que fueron minando las decisiones de inversión productiva, única fuente genuina de generación de empleos y punto de partida de aumento de los ingresos de los trabajadores, porque afectó a la mayor parte de los empleados, con muy pocas excepciones de los que están amparados por políticas públicas, IDELAS analiza las variaciones de los puestos activos según la fuente de ingreso, parentesco e intensidad laboral, a partir de datos del Indec y del Ministerio de Trabajo

“El segmento de los asalariados fue el que a fines de 2020 sufrió la mayor cantidad de pérdida de empleos por la concurrencia de la crisis sanitaria con la depresión económica derivada, con 1,2 millones, a 13 millones de personas, tras haber caído a un mínimo de 11,7 millones en el promedio del segundo trimestre, cuando la economía se paralizó con las medidas de aislamiento social preventivo y Obligatorio, según se desprende de los datos de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC y el desagregado de los Indicadores Socioeconómicos del organismo oficial de estadística. Entre extremos significó una reducción del 8,6% en el año y 9,8% en comparación con el promedio de cada año”, destaca un nuevo análisis de IDELAS de la situación socioeconómica, a partir de los datos de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC.

“Semejante contracción del empleo tuvo su origen en la depresión económica que sacó del mercado a más de 340 mil empleadores -patrón en la definición del INDEC-, un 41,9% menos que un año antes cuando se registraban poco más de 813 mil. En contrapartida, parte de los asalariados y de los patrones se volcaron al mercado de trabajo en condición de “cuenta propia”, como autónomo y monotributista, los cuales en conjunto sumaron 4,85 millones, se elevaron en 9,5% en el año, aunque en el promedio de 2020 también cayó, 3,8%, por el derrumbe en más de 1,2 millones en el deprimido segundo trimestre. El total general de ocupados era a fines de 2020 de unos 18,4 millones, 1,1 millones menos que un año antes, aunque 3,2 millones más que el mínimo de 15,2 millones en que había bajado en el trimestre abril-junio de ese año” resumió.

Por el contrario, IDELAS destaca: “Pese a la gravedad de la crisis sanitaria y económica, en 2020 el sector público en su conjunto (la suma del total nacional, provincial y municipal) reafirmó la tendencia expansiva que la caracteriza, en parte explicada por la relación cuasi fija con el total de habitantes en los casos de la sanidad, la seguridad pública y la educación, pero injustificable en lo que respecta al amplio universo de la administración del Estado, en particular porque la mayor parte vio recortada su jornada laboral vía remota en algunos casos, y virtualmente a cero en los casos de los dedicados a la atención del ciudadano”.