NoticiasSalud

Descubren por qué mantener mucho tiempo el contacto visual en una conversación no ayuda a estar atento

  • Cuáles fueron los hallazgos de la investigación del Dartmouth College de EE.UU.

Una nueva investigación del Dartmouth College, en Nuevo Hampshire, Estados Unidos sugirió que el aumento y la caída de la atención compartida durante las conversaciones interpersonales se caracteriza por hacer contacto visual y luego romperlo. Estos hallazgos fueron publicados por la Academia de Ciencias de Estados Unidos.

Este estudio muestra que cuando dos personas conversan, sus pupilas se sincronizan periódicamente. Este proceso parece alcanzar su punto máximo durante los momentos de atención compartida. Pero puede ser difícil pensar en algo original que decir cuando se está mirando profundamente a los ojos de alguien. Las nuevas ideas y las contribuciones individuales que mantienen a cada persona involucrada durante una conversación no necesariamente suceden cuando los ojos de dos personas están conectados.

libre de regalías conversacion fotos descarga gratuita | Piqsels

Hacer contacto visual facilita la atención y la conexión compartidas. “La conversación es la plataforma donde las mentes se encuentran para crear e intercambiar ideas, perfeccionar normas y forjar vínculos”, indicaron los autores.

Para este estudio, se preguntaron: “¿Cómo se coordinan las mentes entre sí para construir una narrativa compartida a partir de contribuciones independientes?” Sus hallazgos sugieren que “el contacto visual puede ser un mecanismo clave para permitir la coordinación de modos de pensamiento compartidos e independientes, permitiendo que la conversación sea coherente y evolucione”.

“El contacto visual es realmente envolvente y poderoso”, explicó la autora principal Sophie Wohltjen, especialista en ciencias psicológicas y cerebrales en Dartmouth. Cuando dos personas mantienen una conversación, el contacto visual indica que la atención compartida es alta, que están en sincronía máxima entre sí. A medida que persiste el contacto visual, esa sincronía disminuye.

“Creemos que esto también es bueno porque demasiada sincronía puede hacer que una conversación se vuelva obsoleta -indicó Wohltjen-. Una conversación interesante requiere, a veces, estar en la misma página y, a veces, decir algo nuevo. El contacto visual parece ser una de las formas en que creamos un espacio compartido al mismo tiempo que permitimos espacio para nuevas ideas”.

Romper el contacto visual facilita modos de pensamiento independientes e ideas frescas. “En el pasado, se suponía que el contacto visual creaba sincronía, pero nuestros hallazgos sugieren que no es tan simple”, dijo otra de las autoras, Thalia Wheatley, profesora de ciencias psicológicas y cerebrales en Dartmouth e investigadora principal de su Laboratorio de Sistemas Sociales. Hacemos contacto visual cuando ya estamos sincronizados y, en todo caso, el contacto visual parece ayudar a romper esa sincronía momentáneamente para permitir un nuevo pensamiento o idea”.

Para este estudio, Wohltjen y Wheatley hicieron que pares de estudiantes universitarios entraran al laboratorio y mantuvieran una conversación de 10 minutos mientras usaban anteojos de seguimiento ocular y se sentaban cara a cara uno frente al otro. Eran libres de discutir cualquier cosa que se le ocurriera durante esta conversación natural.

Después de que terminó su diálogo uno a uno, cada participante vio un video de la interacción y realizó comentarios en tiempo real sobre lo comprometido que se sintió en varios puntos del proceso. Luego, los investigadores midieron cómo la sincronicidad pupilar y los momentos de contacto visual se correlacionaban con la atención y el compromiso compartidos durante las diferentes fases de la conversación.

Según los autores, sus resultados mostraron que las personas hacen contacto visual cuando la sincronía pupilar está en su punto máximo. Disminuye inmediatamente y solo se recupera una vez que se rompe el contacto visual. Los datos también demostraron una correlación entre los casos de contacto visual y los niveles más altos de participación durante la conversación. Construir y romper el contacto visual, entonces, mantiene las conversaciones frescas y atractivas.

La última investigación sugiere que el contacto visual se marca cuando la atención compartida es alta. Estos hallazgos también indican que una vez que comienza el contacto visual y la sincronía pupilar alcanza su punto máximo, es difícil para cada conversador generar nuevas ideas o pensamientos hasta que se interrumpe el contacto visual. “Además, especulamos que el contacto visual puede desempeñar un papel correctivo en la interrupción de la atención compartida reduciendo la sincronía según sea necesario para facilitar las contribuciones independientes a la conversación”, señaló Wohltjen.

“La conversación es un acto creativo en el que las personas construyen una historia compartida a partir de voces independientes -concluyó Wheatley-. Los momentos de contacto visual parecen indicar que hemos logrado un entendimiento compartido y necesitamos contribuir con nuestra voz independiente”.