ActualidadDestacadasNoticias

El consumo masivo cayó en agosto, pero en el AMBA la baja se profundizó aún más

  • La retracción en los alimentos, el principal rubro de la canasta familiar, fue del 17,1%, según un informe privado

El consumo masivo en supermercados y autoservicios registró en agosto una caída del 10,2% en todo el país y del 15,5% en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), con lo que el descenso acumulado en los primeros ocho meses del año alcanza a 11,1%.

El relevamiento realizado por la consultora Focus Market mostró además una caída más profunda en el caso de los alimentos, el principal rubro de la canasta familiar en todos los estratos, con una baja del 17,1%, en el marco de un descenso generalizado. En ese sentido, otras retracciones de consideración se dieron en los casos de los productos de Limpieza y los de Cuidado personal, con variaciones negativas del 15,5% y 13,6%, respectivamente.

El rubro Bebidas tuvo la caída menos pronunciada (1%), lo que deja en evidencia el impacto de la desigual base de comparación que representó el primer tramo de la pandemia de coronavirus y el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO).

Al respecto, en los primeros meses del ASPO, en especial marzo y abril de 2020, hubo una necesidad de estoqueo por parte de las familias en alimentos básicos y en productos de limpieza, en particular alcohol en gel y lavandina, a diferencia de otros consumos prescindibles, como pudo ser en este caso el de las bebidas, lo que explica en gran medida las diferencias en los porcentajes de variación interanual.

Esa brecha también se puso de manifiesto en la clasificación regional, ya que la caída del 10,2% en relación con agosto del año pasado fue del 9,1% en el Interior y del 15,5% en el AMBA, según la medición de Focus Market.

Pero las diferencias también se perciben en la clasificación por tipo de establecimiento, con caídas más pronunciadas en los comercios de cercanía de hasta 500 metros cuadrados en comparación con las grandes superficies comerciales, que por el contrario muestran alzas en determinados rubros.

Esa distinción obedece a que en las grandes cadenas “están presentes los diferentes planes de gobierno con acuerdos de precios”, así como la marcada preferencia en favor de los mayoristas “donde los argentinos buscan estoquearse frente a la evolución futura de precios a los efectos de no perder más poder adquisitivo con sus ingresos”, según el director de la consultora, Damián Di Pace. Para seguir con los diferentes impactos que representó la base de comparación del inicio de la pandemia, la consultora detalló las evoluciones dispares dentro del rubro alimentos.

En este caso, hubo bajas del 19,3% en la canasta básica, 20% en lácteos, 12% en los productos de merienda y desayuno y 13,2% en los productos frescos. Por el contrario, hubo alzas en otras franjas que no formaron parte de las prioridades en 2020: 2,4% en congelados, 7,9% en productos de copetín y 45,6% en golosinas. Algo similar ocurrió en el caso de las bebidas, con un crecimiento del 2,7% en el consumo de las alcohólicas y una caída del 2,2% en las sin alcohol.

En este caso, Focus Market señaló que “las bebidas más favorecidas son la cerveza de más de 500 centímetros cúbicos con crecimiento del 13,2%, hasta 500 cc un aumento mayor del consumo del 34,8% y Fernet 12,7%”. En cuanto a los precios, la entidad remarcó las diferencias entre canales, con alzas en alimentos del 1,7% en supermercados y 2,3% en autoservicios.

En el caso de Bebidas suben 4,1% en supermercados respecto del 1,8% en autoservicios, para cuidado personal la suba es mayor en autoservicios (3,3%) y menor en supermercados (2%), en tanto en el rubro limpieza el alza de precios es del 2,4% en supermercados y 1,6% en autoservicios.

 

 

Fuente Noticias Argentinas