DestacadasGastronomíaNoticias

En medio de la guerra, incluyeron al borscht en lista de patrimonios en peligro

  • "La existencia de esta brebaje no peligra, pero el patrimonio humano y vivo que se asocia al borscht está en peligro inmediato, porque la capacidad de las poblaciones de practicar y transmitir su patrimonio cultural intangible se ve gravemente perturbada por el conflicto armado y por los desplazamientos forzados de las comunidades", explicó el comité de evaluación de la Unesco.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) incluyó la cultura de la preparación del borscht, una sopa tradicional ucraniana y popular en varios países de la región, en su lista de Patrimonios Culturales Inmateriales que considera en peligro, una decisión que fue celebrada por Ucrania, en plena guerra con Rusia.

“El desplazamiento de personas y portadores amenaza el elemento, ya que la gente no solo no puede cocinar o cultivar verduras locales para el borscht, sino que tampoco puede reunirse para practicar el elemento, lo que socava el bienestar social y cultural de las comunidades”, señala la conclusión aprobada aprobada este viernes, que considera este plato parte del tejido social ucraniano.

En plena guerra con Rusia, Ucrania celebró el reconocimiento: “La victoria en la guerra del borscht es nuestra”, afirmó el ministro de Cultura, Oleksandr Tkachenko, y agregó que su país “ganará tanto la guerra del borscht como esta guerra”, refiriéndose a la que se inició con la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero, informó la agencia de noticias AFP.

Rusia, en tanto, ironizó sobre la reivindicación “nacionalista” de un plato tradicional en ambos países.

“La ucranización se aplica a todo ¿Qué sigue? ¿Los cerdos serán reconocidos como un producto nacional ucraniano?”, comentó la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, Maria Zajarova.

“Para explicar al mundo a través de un ejemplo culinario lo que es el ‘nacionalismo de Kiev moderno’, presentaré un hecho: el humus y el pilaf son reconocidos como platos nacionales de varios pueblos”, escribió Zajarova en su Telegram. “Todo está sujeto a la ucranización”, agregó.

La vocera recordó que “según la primera mención de borscht (en las notas de viaje del comerciante Martin Gruneweg de 1584-1585), es un plato de ciudadanos rusos de Kiev”, informó la agencia de noticias Sputnik.

Esta sopa a base de remolacha y repollo, a menudo acompañada de crema fresca, es muy popular en Europa central y oriental. Se acepta comúnmente que es de origen ucraniano.

A mediados de abril, Ucrania solicitó la inclusión de ese plato tradicional en la lista del patrimonio cultural inmaterial en peligro, considerando que el conflicto amenazaba su “viabilidad”.

Ante la Comisión de Patrimonio de la Unesco, el Ministro de Cultura de Ucrania defendió al borscht como “un símbolo gastronómico de nuestra identidad nacional”, presente “en las ciudades destruidas y en los países que acogieron a las poblaciones ucranianas”.

“La existencia de esta brebaje no peligra, pero el patrimonio humano y vivo que se asocia al borscht está en peligro inmediato, porque la capacidad de las poblaciones de practicar y transmitir su patrimonio cultural intangible se ve gravemente perturbada por el conflicto armado y por los desplazamientos forzados de las comunidades”, explicó hoy el ponente del comité de evaluación de la Unesco, Pier Luigi Petrillo.

El conflicto armado destruye además “el medio ambiente, la fauna y la flora”, añadió Petrillo.

“Es sin duda una victoria en el frente cultural”, indicó el chef ucraniano Ievgen Klopotenko en Facebook. “Teníamos cientos de páginas de pruebas de que la cultura del borscht era ciertamente ucraniana, pero toda la propaganda rusa estaba contra nosotros”, destacó.

 

 

TELAM