ActualidadDestacadasNoticias

Google Maps recomendó un camino potencialmente mortal en un monte

  • “Incluso el andinista más experimentado tendría problemas para seguir esa ruta”, advierte un experto que descubrió el peligroso consejo de la aplicación de mapas.

Los sistemas tecnológicos para la navegación son de gran ayuda, aunque no deberíamos fiarnos de ellos a tiempo completo e incondicionalmente. Eso queda en evidencia con la historia que compartida por una experta en andinismo, que en una entrada de blog reveló que Google Maps recomienda un camino potencialmente peligroso en un monte ubicado en Escocia.

“Incluso el alpinista más experimentada tendría problemas para seguir esa ruta”, advirtió Heather Morning, asesora de seguridad en Mountaineering Scotland.

Winter Mountaineering Scotland | Training Courses

El sitio en cuestión es el Ben Nevis, conocido por ser la mayor elevación en el Reino Unido. Se estima que, en tiempos regulares para el turismo, aquel monte recibe a cerca de 100.000 visitantes cada año. Sus principales atracciones son los acantilados de 700 metros de altura, entre los más altos de la región, incluyendo rutas de escalada y senderismo de diversas dificultades.

Su cima se encuentra a 1345 metros sobre el nivel el mar y en ella se encuentra un observatorio que operó ente 1883 y 1904.

Al ingresar el nombre del monte en la aplicación de mapas, la herramienta propone llegar en auto hasta el estacionamiento más cercano a la cumbre y desde allí avanzar a pie en línea recta. Pero Heather Morning (que conoce más sobre el Ben Nevis que Google Maps) señala que aquella no es la mejor elección.

“Esta línea atraviesa un terreno muy escarpado, rocoso y sin caminos donde, incluso con buena visibilidad, sería difícil encontrar un paso seguro. Agregue nubes bajas y lluvia, y el camino sugerido por Google es potencialmente fatal”, detalló.

De acuerdo a la especialista, aquel monte en Escocia no es el único sitio que atrae a senderistas donde las rutas que recomiendan diferentes aplicaciones móviles son poco confiables. “En estos días es muy fácil asumir que la información en Internet es buena, correcta, actualizada y segura. Lamentablemente, la experiencia muestra que este no es el caso y ocurrieron una serie de incidentes recientemente en los que seguir rutas descargadas de Internet han provocado lesiones o algo peor”, advirtió Morning.

“Especialmente en Ben Nevis, muchas personas no saben dónde obtener información confiable y, naturalmente, pueden suponer que Google Maps, que los llevó desde su casa hasta el pie de la montaña, puede continuar y hacer el trabajo. Este no es el caso”.

¿Su recomendación? No confiar únicamente en las apps de navegación y caminar por las montañas siguiendo el consejo de guías locales, además de llevar mapas especializados.

La respuesta de Google

Enterada de la advertencia de la experta, la compañía con sede central en California, Estados Unidos, señaló que tienen siempre en cuenta la seguridad y que, en ese orden, tomarán medidas para corregir el yerro reportado.

“Creamos Google Maps teniendo en cuenta la seguridad y la confiabilidad y estamos trabajando rápidamente para investigar el problema de enrutamiento en Ben Nevis”, comentaron desde la empresa.

Google Maps y el caso de Sergey Ustinov

Muchos usamos aplicaciones para orientarnos y llegar a destino. El caso de Sergey Ustinov, un joven de 18 años es trágico: murió al seguir una ruta recomendada y peligrosa. La crónica cuenta que el muchacho transitaba por la vía conocida como la Carretera de los Huesos, ubicada en la Autopista de Kolymá, que atraviesa el Extremo Oriente ruso, una de las zonas más frías del mundo con temperaturas de hasta -71.2 °C.

El radiador de su auto se dañó al ser golpeado por el tronco de un árbol. Preocupado, Ustinov quiso saber cuál era la ruta más rápida para llegar a su destino con su vehículo dañado y decidió pedir ayuda a Google Maps, que le indicó un camino alternativo. Aunque la ruta estaba vacía, él y su acompañante tomaron un camino que no se usaba desde los años 70′ y que tenía mucho hielo.

Tal como contamos acá, Sergey Ustinov y Vladislav Istomin quedaron atrapados en medio del frío. Buscando soluciones, quitaron la llanta de repuesto del automóvil e intentaron prenderla fuego para calentarse. A pesar de ese intentó, Ustinov murió de hipotermia.

 

 

Fuente TN

Scroll Up