NoticiasViajes

La increíble historia de la casa construida en la isla más pequeña del mundo

  • Está ubicada en el río St. Lawrence, en el límite entre Nueva York y Canadá. Su excéntrica condición le permitió ingresar al libro Guinness de los récords.

La idea de alejarse de la sociedad para hacer home office desde un destino solitario tomó fuerza durante la pandemia de coronavirus. Pocos lugares son mejores para eso que la “Just Enough Room Island” (Isla con espacio suficiente), la casa construida en la isla más pequeña del mundo, en Estados Unidos.

La excéntrica vivienda se encuentra sobre el río St. Lawrence, que separa Nueva York de la provincia de Ontario, Canadá. El terreno está ubicado justo en el límite que divide a los dos países, sobre la más pequeña de las islas que comprenden el archipiélago de Thousand Islands (Mil islas).

La historia del lugar comienza en la década del ’50, cuando la familia Sizelands compró un terreno abandonado frente a la bahía de Alexandria con la idea de construir allí su casa de veraneo. Los 310 metros cuadrados parecían ser un espacio suficiente para diseñar una propiedad de dos pisos y disfrutar de una playa en miniatura sin vecinos a la vista.

Según recoge La Nación, el lugar era conocido por entonces como Hub Island (”isla central”), debido a su privilegiada ubicación en medio de las 1863 islas que la rodean en el archipiélago. La adinerada familia, de bajo perfil -no se conocen más detalles que su apellido y su fortuna-, cumplió su sueño y en menos de un año convirtió aquel terreno del tamaño de una cancha de tenis en una coqueta casa de vacaciones.

Los obreros utilizaron cada centímetro cuadrado de tierra seca, dejando arena rodear a la propiedad para formar una playa. Sin embargo, la tranquilidad les duró muy poco: el lugar rápidamente empezó a llamar la atención de turistas curiosos que navegaban en bote en los alrededores.

Sucede que en algunas estaciones del año la arena desaparece por completo y la casa parece flotar en el agua. Por el momento solo se puede apreciar la fachada y el techo de clásicas tejas terracota, porque la familia nunca mostró cómo es por dentro. El único detalle que se conoce sobre el estilo que eligieron son los dos bancos blancos de hierro que resaltan en el porche trasero de la propiedad.

Según informa The Washington Post, para ingresar en la clasificación de las mil islas, el terreno debe permanecer sobre el agua durante todo el año y soportar al menos un árbol; de otra forma se los considera “simples puntos arenosos”. Fue por eso que los dueños plantaron un árbol en la entrada de su casa. La propiedad se mantiene sin inundaciones incluso cuando la marea está alta.

Una vez que pudieron bautizarla como “isla”, todas las miradas fueron hacia el excéntrico hogar de vacaciones de la familia Sizelands. Incluso el diario estadounidense visitó el lugar en 2010 para escribir una crónica, y una vez que conoció la casa, la periodista Andrea Sachs resumió la experiencia en una cómica frase: “Un paso en falso y estás nadando”.

La vivienda entró también al Libro Guinness de los récords, aunque gracias a un hecho azaroso: anteriormente se consideraba al Bishop Rock, un solitario faro ubicado frente a las islas inglesas de Scilly, como la “isla habitada más pequeña del mundo”; pero cuando su último guardián partió en 1982, y el mecanismo pasó a ser automático, quedó deshabitada y perdió su título.

Así fue como “Just Enough Room Island” se convirtió en la isla habitada más pequeña del mundo: representa la mitad del tamaño del antiguo faro. El lugar fue ganando cada vez más fama y la “privacidad” que añoraba la familia que la compró se diluyó por completo.

Ningún turista puede poner un pie en la propiedad sin permiso, pero muchos navegan por Alexandria Bay solo para verla de cerca, y comparten sus opiniones en las redes sociales.

Detrás de la acogedora isla también hay una iglesia, y en los alrededores empezaron a construir otras casas vecinas, pero “la isla del espacio justo y suficiente” se roba toda la atención. Cuando la marea está alta, los dueños pueden refrescar sus pies en las aguas del río St. Lawrence simplemente bajando un escalón.

 

 

Scroll Up